En  época de intolerancia

abril 8, 2019

Vamos a señalar cuatro hechos:

  1. Un Senado que se declara de una sola ideología, la autodenominada “pro vida y pro familia” (que es católico-evangélica contra LGTBI, contra las mujeres y las personas migrantes) olvidando que nuestro Estado es aconfesional y que su misión es legislar para el bienestar de todo el pueblo paraguayo.
  2. Un ministro de Educación que prohíbe la educación integral de la sexualidad exponiendo así a niñas, niños y adolescentes a ser víctimas de abusos, a no defenderse y a recibir información tergiversada  de las fuentes menos confiables como el internet. En un país donde donde las violaciones a niñas son cotidianas, apoya y fomenta organizaciones religiosas como “Decisiones” que realiza adoctrinamiento, entrega información falsa sobre el VIH y los métodos anticonceptivos a jóvenes en las instituciones educativas. Es un ministro que aplica su religión a educación pública del país, es un ministro de la cuota evangélica de Mario Abdo.
  3. El conflicto generado a raíz de la prohibición y la limitación de horarios en una cancha de vóley por parte del intendente de la Ciudad de Hernandarias  con la intención de prohibir “la presencia de gays” en el espacio público. ¿Está buscando encerrar a la gente por su orientación sexual o su identidad de género? Esta situación es de épocas anteriores, no de 2019. Decir que “la gente se queja” siempre fue una excusa para sacarle derechos a LGTBI.
  4. La pintura del anfiteatro de Ciudad del Este que también fue motivo para mostrar la gran intolerancia de los sectores antiderechos. ¿en serio la representación de un amanecer les parece censurable porque supuestamente los colores coinciden con los de la bandera LGTBI? ¿Saben algunos de estos grupos que cuando usan el celeste y el rosado, además de homenajear a María Auxiliadora, también están usando los colores de la bandera trans?

Prohibir, restringir, censurar, limitar, reprimir, esa es la nueva ola en Paraguay y en la región. Personas intolerantes, violentas, que creen que tienen la verdad siempre hubo, pero ahora sienten el apoyo de unas autoridades que presentan la diversidad como una amenaza y así justifican la discriminación y la violencia.

El panorama está feo, sí, pero también ahora como nunca hay mujeres reivindicando sus derechos por todas partes y también hay organizaciones que defienden los derechos LGTBI en todo el país.

En Aireana trabajamos hace más de 16 años en la defensa de los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales, participando activamente de  las movilizaciones y acciones junto con otras organizaciones, promoviendo espacios de participación y atención a casos de discriminación como la línea ROHENDU; actividades culturales como el Festival de Cine Lesbigaytrans  que ya tiene más de 15 años de vigencia,  al igual que el Espacio Cultural Feminista La Serafina que cada semana ofrece una alternativa cultural sin discriminación para todo público.

A pesar de todo seguimos avanzando y por mucho que quieran volver al pasado,  la gente ya no es como antes, aunque falten leyes muy necesarias como la Ley contra toda forma de discriminación o la de identidad de género por nombrar algunas.

Sabemos que las democracias son medio falsas, sí, pero a ocho meses de gobierno de Mario  Abdo (con todo lo que implica)  se van notando ciertas formas fascistas.

Para más información contactar con Carolina Robledo al 0981904829 o con Rosa Posa al 0981984024

Compartir en las redes...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn