Imputar la purpurina

diciembre 6, 2018

La imputación a Bruno Comas por “actos exhibicionistas”  es la demostración de que el Estado paraguayo puede ser diligente cuando quiere.

Hay decenas de crímenes cometidos contra mujeres que todavía están impunes, hay 60 personas trans asesinadas y el Estado no movió nada, nunca se investigó el asesinato de 11 campesinos en la masacre de Curuguaty, solo por poner algunos ejemplos. La impunidad y la desidia imperan  en  el Ministerio Público y en el Poder Judicial desde siempre. Por otro lado, encontrar respuesta del 147 de la Secretaría de la Niñez y la Adolescencia es un milagro, cuando hace varios años  era un servicio que funcionaba.

Pero un muchacho hace una performace que termina sacando purpurina de su calzón y hay que ir a juicio oral, parece una broma de mal gusto.

La argumentación dice que había niños ahí y que por eso Bruno debe ser juzgado ¿en serio creen que puede pasarles algo por ver como se saca purpurina de la entrepierna en una manifestación artística? Obviamente es una excusa, la niñez no le importa a quienes odian a las personas disidentes de la sexualidad y del género. No le importa porque esa misma gente no se mueve por evitar los abusos sexuales, la exposición a la violencia, el hambre, el miedo en el que viven muchas niñas, niños y adolescentes en este país.

Nos burlamos mucho de la absurda idea de que al mirar a un gay un niño se convierte en gay de forma automática, las niñas se lesbianizan si le ven a una lesbiana,  cualquier criatura se hace trans si mira una muñeca, en fin, nos parecen ideas ridículas pero en realidad esconden una de las mayores excusas para la persecución. Con el paso del tiempo, los “argumentos” que apelan a la moral, se fueron cayendo, por eso ahora el pensamiento fundamentalista o anti-derechos  siguiendo su ola internacional- igualita-en-todas- partes,  se inventó la protección a la infancia para perseguir y criminalizar la expresión pública de LGTBI.

Puede ser que un niño gay  haya visto esa performace y se haya sentido menos solo. Que los niños y las niñas vean y conozcan la diversidad no les hace perversos, les hace tolerantes. La perversión está en silenciar lo que existe, el silencio tapa la violencia que se comete en las familias contra adolescentes LGTBI.

Que Bruno Comas  vaya a juicio oral por sacar purpurina  de su short es el colmo de un Estado cercenador de derechos. Bruno debe ser sobreseído porque la imputación es delirante, porque nadie se puede ir preso por una performance, ni  por una manifestación pacífica.

#SOBRESEIMIENTOPARABRUNO #elartenoesdelito #libertaddeexpresionya

 

 

Aireana, grupo por los derechos de las lesbianas

Asunción, 5 de diciembre de 2018

Compartir en las redes...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn