Más allá del matrimonio

abril 17, 2018

La discusión respecto a la diversidad sexual gira en torno al matrimonio igualitario. Sin embargo hace años se viene denunciando desde las organizaciones los múltiples tipos de violencia que se ejercen hacia las personas LGTBI.
En este país no se ha presentado aún en el parlamento ningún proyecto de ley al respecto. Hasta ahora, la obsesión con el tema por parte de los sectores ultra-conservadores y las iglesias, fundamentalmente. Reducir los derechos de las personas LGTBI al matrimonio igualitario es achicar demasiado.

A pesar de no dejar de ser un tema importante, hay realidades mucho más injustas y tenebrosas. Por ejemplo, cuando se juega con la vida de la gente; cuando asesinan a las trans por estar en las calles, cuando detienen de forma arbitraria a los gays por ir caminado de la mano, cuando violentan a las lesbianas en sus propias familias, cuando los chicos trans no tienen acceso a la educación, por no vestirse de acuerdo al género que le asignaron, cuando todo esto sigue pasando impunemente, cuesta pensar solo en el matrimonio.

Desde Aireana, con el servicio de atención telefónica a personas LGBTI “Rohendu”, se han registrado en los últimos cinco años 600 casos sobre discriminación y violencia, casos que tienen que ver con la vida y con la familia de mucha gente.

No se puede legislar solo para las personas que te gustan, o que tengan tu mismo estrato social o religión. Se necesita que los proyectos políticos incluyan en sus propuestas, el respeto y la tolerancia hacia todas las personas, que se comprometan con los derechos humanos, que se reconozcan las miles de familias que existen de diferentes formas, que se creen leyes favorables para el beneficio de todas las personas de nuestro país, y más allá de las leyes, que se reconozca la realidad social.

Solo un partido es el que incluye todos estos temas como propuesta política, que además está bastante invisibilizado por los medios, en los demás solo se encuentran propuestas aisladas de acuerdo a la voluntad o sensibilización de la candidata, así en femenino, porque solo las mujeres son las más firmes con sus respuestas hacia los temas polémicos.
Se necesita más empatía y menos mensajes de odio. Cuando se piensa en la vida y la familia, debería pensarse en la vida de todas las personas incluidas las lesbianas, gays, personas trans, un proyecto político debe abarcar a toda la diversidad de su pueblo, las personas LGBTI estamos hartas de ser las figuritas de cambio por votos.

Negar nuestros derechos también significa perder. Y no solo votos sino, perder oportunidad de construir un mejor país mejor para toda la gente que en ella habitamos.


Aireana, grupo por los derechos de las lesbianas.
Asunción, 17 de abril de 2018

Compartir en las redes...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn